fbpx

Dellafuente

ESPAÑA | LIVE

Para hablar de Dellafuente, primero hay que dejar de lado ese apego por encasillar la música en cajones y restringirla a un sólo género. Hablar de Dellafuente es hablar de flamenco, de hip-hop, de reggaetón y de procesadores de sonido. Es un artista sentimental y crudo que, con la ayuda del cantaor Maka, ha llegado a tener un gran éxito entre la población adolescente y joven española. Música de calle, sí, pero con sentimiento. Un género innovador que apenas se había podido escuchar en nuestro país. Cada lanzamiento que ha realizado en Youtube ha provocado de todo menos indiferencia. Un ejemplo: hace tres semanas lanzó su primer videoclip como tal, que acompaña a su tema inédito ‘Dile’. El destino le llevó a la música a través de la oportunidad de grabar en un estudio por una oferta de una tienda de ropa. “Contacté con un chaval que cantaba flamenco, otro que tocaba la guitarra y otro la caja y nos grabamos un tema de rap flamenco”, cuenta Dellafuente, o ‘El Chino’, como le llaman muchos. Comenzó por el 2010 a sacar temas y a familiarizarse con este mundo. “Todo lo que ha venido después no me lo podría haber imaginado en la vida, ni grabar un disco, ni grabar con el Maka, que era una persona que yo escuchaba antes de proponerme hacer música”. Lanzó ‘Azulejos de Corales’, un primer álbum que incluye 18 tracks para hacer oficial su presentación como artista y dejarse oír junto al cantaor Maka: “Él era uno de mis ídolos”, confiesa en la entrevista donde relata que actualmente está haciendo música más tradicional de su tierra: “Yo ahora estoy haciendo cosas de flamenco, que son las que me apasionan”. Lo que hace especial a Dellafuente y Maka es la esencia del cante jondo, los sonidos renovados del rap junto con los ritmos latinos, como el reggaetón y el virtuosismo con el que trata las historias en sus letras. Escapa de todo aquello ya recorrido por la industria del hip-hop español (y americano) y huye de etiquetas. “No es nada nuevo, Maka hace 10 años ya lo estaba haciendo. El mérito tal es de Maka, que le mete el mestizaje y la mezcla”. Están trabajando mano a mano en los directos de su gira Quejíos y Autotunerecorriendo Barcelona, Valencia, Málaga o Madrid, ciudad donde consiguió agotar las entradas en dos días consecutivos. “Hay gente que compra un disco y te dice que nunca lo hace, pero desean que tengas su dinero para que lo inviertas en tu música, como muestra de agradecimiento”, continúa, y recuerda aquel momento en Sevilla donde los fans le pedían que les firmara en el mismo móvil. Habla de esos temas más flamencos y confiesa que “no tienen la aceptación que a mí me gustaría y luego te haces un tema más ‘reggaetonero’ hablando de amor y tienes muchas más visitas. La cosa está en poder compaginar ambas cosas; si te centras solamente en hacer música que es para vender y gustar, estás perdiendo la esencia”. Más allá del cóctel rítmico, Dellafuente mantiene el enigma sobre su imagen y apariencia. Poco hemos visto de él hasta hace poco. Fue en su segundo videoclip, ‘Entre tú y yo’, junto con Haze, el rapero sevillano. La música urbana en España está dando un nuevo giro con nuevos nombres, caras y gente joven tras la vigilia de los 90. “Ya no es lo mejor que podría pasar a la música, sino también a los que la hacemos. Estoy totalmente a favor de todos estos grupos de música porque, al final, nos repercute a todos”. Aunque manifiesta que le preocupa mucho con quién se le pueda relacionar, “me quiero mantener lo más al margen posible, pero yo no tengo ningún problema de grabarme un tema con C.Tangana, la Mala Rodríguez o Lin Cortés, por ejemplo”. Sus letras reflejan el sentir de nuestra juventud que padece, sus versos bendicen la familia, el amor pasajero o el mismo deseo. Dellafuente y Maka ponen voz a esa realidad y a ese sentimiento que muchos viven hoy en día y se reservan al silencio. “No quiero que me relacionen con los raperos. Creo que las letras de rap son lo fácil, aparte es lo que ya hay, lo que está más masticado. Siempre buscas distinguirte en algo”.